Buscar

¿Cómo saber si en realidad necesito un financiamiento personal?

Es muy probable que a lo largo de tu vida adulta te hayan ofrecido créditos o financiamientos para ayudar a solventar tus gastos pero, ¿realmente lo necesitas? Fácilmente podrías aplicar para obtener acceso a una mayor cantidad de dinero y disponer de él cuando lo necesites… ¿Y los intereses? ¿Los cargos moratorios? ¿Cuándo y cuánto tienes que pagar al mes? ¡Puede ser muy complicado!


Puede ser que no necesites de un financiamiento para hacer la mayoría de tus compras pero de repente entendemos que no quieres soltar tu capital o simplemente no crees conveniente pagar algo de contado. Te dejamos algunas razones para saber cuándo pedir un crédito:


Cuando no tengas fondos suficientes

¡No te preocupes! A todos nos pasa que queremos comprar cosas que no necesariamente entren en nuestro presupuesto. Para esto, te recomiendo analizar si realmente necesitas comprarlo y asegurarte de checar opciones similares para hacer una comparación adecuada del producto.



Cuando estés ahorrando para algo más

Imagínate que estás ahorrando para un viaje familiar a la playa y en eso, el refrigerador que tanto necesitas tiene un descuento. ¡Totalmente inesperado! En este caso, sabes que la promoción es muy buena y estás muy seguro de que no vas a encontrar otra igual en mucho tiempo. Podrías revisar las opciones de pago del refrigerador y elegir alguna que te permita pagar a plazos, como lo es Graviti Pagos, y así no retirar el dinero de tu ahorro.



Cuando vienen meses pesados

Muchas veces nos encontramos con momentos repentinos que nos complican un poquito la vida. Hablo de emergencias como enfermedades, accidentes o bien, situaciones que nos sacan de nuestro plan o presupuesto. ¡Hay que estar preparados para estas ocasiones! Es imposible saber cuándo ocurrirán pero en caso de que no estés preparado, ¡pide ayuda! Un financiamiento puede servir de colchón.



Sabemos que existen muchas más razones por las cuales podríamos pedir un crédito, pero no tiene porqué afectarte. En Graviti nos interesa que puedas cubrir tus necesidades básicas del hogar sin todas estas cláusulas y letras chiquitas que encuentras en los demás créditos. Manejamos financiamientos accesibles, sin intereses moratorios y lo mejor de todo: sin tarjetas de crédito o débito. Puedes pagar en efectivo en tiendas de conveniencia cada semana, quincena o mes… ¡Así de fácil! Puedes aplicar haciendo clic aquí.