Buscar
  • Mariana Rodarte

¿Conoces el crédito de consumo?

Uno de los hábitos de compra más utilizados al momento de adquirir bienes o servicios sin duda es el crédito. Si bien entendemos que un crédito es un préstamo de dinero que se va pagando a plazos, el crédito de consumo es algo similar. En este caso, este tipo de financiamiento en específico se otorga cuando compres un bien o producto necesario, es decir, el crédito sólo cubre el costo y lo vas pagando a plazos directamente a la empresa de donde lo adquiriste.


Este tipo de financiamiento surge de la falta de poder adquisitivo, ya que cuando no nos alcanza para pagar un producto en efectivo y de contado, recurrimos a aplicar para este tipo de créditos. ¡Hay que acordarnos de los intereses! Muchas veces las entidades que ofrecen los préstamos, manejan intereses muy elevados o acumulables y terminarás pagando mucho más de lo acordado en un inicio. Esta es una de las razones por las que Graviti puede ser tu mejor opción, ¡no nos interesa cobrarte de más! Queremos que los pagos y plazos se ajusten a tus necesidades.



¿Cuáles son las ventajas de comprar con crédito de consumo?

  • Permite al cliente poder comprar un producto o servicio sin tener el dinero ahorrado para pagar de contado

  • No siempre se solicitan tarjetas de crédito para poder hacerlo

  • Es un acceso al financiamiento de tus necesidades sin tener que dejar garantía

  • Se pueden adquirir todo tipo de productos para el hogar y personales

  • La mayoría se pueden empezar a usar de inmediato

  • Se van liquidando con “pagos chiquitos” que no dañan tu patrimonio

  • Tramitarlos es muy rápido y sencillo

Una de mis recomendaciones siempre va a ser evaluar tus opciones. ¡No te precipites! Siempre va a existir una entidad que nos acomode más que la otra, es cuestión de hacer un buen análisis de opciones y elegir la que más nos convenga. Es importante que todo quede claro, que la empresa que te otorgue el préstamo sea completamente transparente con sus condiciones y este dispuesta a contestar cada una de tus preguntas. Puedes hablar con un asesor aquí.


Cuando compres algo usando este método, ¡que no se te olvide agendar tus pagos! Muchas empresas cobran intereses moratorios, que a lo largo del tiempo, se van acumulando y terminan siendo más liosos de lo que pensábamos. Claro, existen empresas que te lo dejan muy claro desde un principio, pero siempre es bueno asegurarse de lo que podría pasar en caso de que no puedas cumplir con el pago acordado. Existen empresas que no cobran intereses moratorios y permiten aplazar tus pagos, ¡que no se te complique! Descubre tus opciones.